Liderazgo en tiempos de cambio: Una mirada desde las neurociencias.

Sapphire

En el marco del SAPPHIRENOW y las presentaciones organizadas para América Latina y el caribe por el sector Recursos Humanos,  Estanislao Bachrach, Doctor en Biología Molecular  compartió sus enfoques sobre  Liderazgo en tiempos de cambio: Una mirada desde las neurociencias. Hablaba sobre cómo el cambio no es fácil para el cerebro, aunque  vivimos en un mundo en permanente cambio, lo que nos obliga e inspira a pensar distinto impulsando la actitud de crecimiento… Entre las recomendaciones para ser mejores líderes mencionó

Cuidar nuestros pensamientos

En que estás pensando?… como piensas, sientes, como sientes, haces… y esto es algo que los lideres deben reconocer al momento de generar feedback, sobre todo el negativo que es el más difícil, porque genera resistencia, y esas resistencias nos evocan lo que no pudimos lograr, lo que no somos capaces de hacer,  activando pensamientos poco placenteros en nuestros colaboradores, la base para que sus colaboradores sean más receptivos es reforzando lo positivo, acentuar lo positivo de forma recurrente, estimula los puntos clave para que el performance suba, y en consecuencia el feedback negativo tendrá un contexto más constructivo.

Estar atentos al proceso más que al resultado

La mayoría de las personas venimos de una cultura basada en resultados, y eso no está mal, somos evaluados en base a ello, pero en general si el resultado no es el esperado, nos frustramos a título personal y en colectivo somos juzgados sin detenernos en el proceso, probablemente no fueron los números, o no se logró la venta o infinidad de motivos que pudieran aplicar, si vemos evolución/involución en lo que se hace y la forma en que se hace es porque estamos prestando atención al proceso, la clave de esto es fijar posición basados en los progresos del equipo, más que en la meta, cuando un líder internaliza esto es capaz de identificar el crecimiento de sus colaboradores y el esfuerzo/compromiso/entrega que hay detrás de los resultados que estamos evaluando y sobre todo de encontrar formas de apoyarlos en el logro a futuro de las metas planteadas.

Anticiparnos, normalizar la incertidumbre

Los procesos de normalización están amparados en la transparencia, y la comunicación asertiva de los lideres, reconocer que una situación no es favorable, y que  de entrada no sabemos cómo resultará, permite que la incertidumbre disminuya, porque estamos anticipando que lo que viene no será positivo, y de alguna manera nos relajamos, en cambio si,  pretendemos vender la idea de sacar lo mejor de la crisis, y aprender cosas nuevas, y desarrollar habilidades y las crisis son oportunidades, es muy noble de parte de un líder, pero biológicamente cuando descubras que no estarás tan arriba, ni será satisfactoria la situación, el bajón de motivación y compromiso será muy grande, porque prometiste que la pasarían bien, y no fue así.  Entonces normalicemos sobre todo las cosas en las que no tenemos control como esta pandemia, para que la línea entre lo que pueden esperar sus colaboradores y la realidad no sea abismal.

Correr, pelear o congelarse

Cuando se enciende en nuestro cerebro el área de la amenaza, por situaciones que causan incertidumbre como ahora, se activa el correr, pelear o congelarse que básicamente nos ubica en 3 estados, corriendo de la realidad, peleando con lo que sucede, o congelados en la situación inmediatamente se encienden emociones poco placenteras como el miedo, la angustia o la distracción, y esto es normal si el área de amenaza está encendida. El problema es que estas emociones en alta concentración consumen en el cerebro la glucosa y el oxígeno que alimenta a las neuronas, el área del pensamiento racional y asertivo, de la toma de decisiones, de los pros y contras de la inteligencia en general, queda sin comida, ni oxígeno, piensas peor, tomas malas decisiones, baja el performance.

Reinterpretar las situaciones

Como líderes nuestro rol viene a subir el performance, no puedes inhibir el miedo pero si puedes enfocarte y ayudar a enfocar a otros de manera diferente los pensamientos que tengan, una herramienta muy útil, es la técnica de reinterpretar las situaciones, porque en general la angustia e incertidumbre derivan de la calidad de nuestros pensamientos, juntarnos y compartir qué estamos pensando y de manera consciente reorientar nuestros pensamientos en una dirección más racional y con evidencias

  • Esto es para tener miedo? Si…
  • tanto?… No.

Cuando decidimos la forma de pensar, baja la intensidad de las emociones poco placenteras, el cerebro vuelve a llenarse oxígeno y glucosa, en consecuencia tendremos mayor capacidad para pensar diferente, para solucionar. Para ser mejores líderes en situaciones críticas y de cambio, la recomendación general es REINTERPRETAR lo que estamos pensando.

Si deseas ver la conferencia completa puede acceder al canal de youtube para SAP Latinamerica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *