Desarrolle soluciones ágiles By ASAP

Agilidad ASAP

Durante muchos años, el proceso de mejoras funcionales SAP se viene realizando de acuerdo a la metodología tradicional de cascada (waterfall) donde básicamente se define un requerimiento, diseña una solución, se implementa,  realizan pruebas y se pone en productivo. El proceso completo puede durar semanas o meses, dependiendo de la complejidad del requerimiento. La calidad del proceso generalmente se mide según dos criterios:

  1. si la ejecución se ajustó a lo planificado, en términos de esfuerzos y plazos
  2. si el producto final no presenta fallas.

Waterfall: metodología tradicional

Esta metodología presenta dos deficiencias muy importantes:

waterfalls

  1. El tiempo que transcurre entre el momento en que aparece una necesidad en el negocio, y el momento en que se entrega un producto que la apoye suele ser largo. Esto le resta agilidad a la empresa, las áreas de negocio se sienten insatisfechas, y se genera fricción entre el negocio y el área de TI.
  2. La interacción y colaboración entre el negocio y TI se restringe a la fase inicial de definición del requerimiento y diseño general de la solución, y la fase final de pruebas. El resto del proceso, se desarrolla solo dentro del área de TI/Consultoría Externa, sin participación del negocio. Entonces, para asegurar la calidad del entregable se invertir mucho esfuerzo y tiempo en la etapa inicial, con levantamientos detallados, diseños detallados, validaciones, etc., y lo mismo en la etapa de pruebas.

Agile: metodología en tendencia

Las metodologías ágiles han demostrado ser muy exitosas en los procesos de desarrollo de software. SAP ha incorporado parcialmente este tipo de metodologías en las últimas versiones de ASAP, como una forma de acelerar las implementaciones de sus soluciones.

Sprints

La metodología ágil se orienta a los siguientes objetivos principales:

  • Acortar los plazos de generación de entregables para el negocio
  • Asegurar que los entregables satisfagan necesidades reales del negocio.

Para lograr estos objetivos, a diferencia de la metodología tradicional, el proceso requiere de un trabajo colaborativo entre el área de negocio o área operacional, y el área desarrolladora o área de TI (o Consultor externo). Por esta razón, se habla en algunos casos de metodologías DevOps (Development/Operations), para destacar esta forma de trabajo conjunto.

Una de las formas de trabajo consiste en formar un equipo colaborativo, o Scrum, integrado por personas del negocio o de la operación o usuarios, por un lado, y por desarrolladores, implementadores o consultores, por otro. Este equipo toma un requerimiento del negocio y define en forma rápida un entregable mínimo, posible de implementar en un plazo corto, de 1 o dos semanas, o Sprint. La idea es que este entregable sea la primera versión de un entregable acumulativo o incremental, que vaya mejorando paulatinamente el producto puesto en producción, en un ciclo repetido de entregas, operación, monitoreo y mejoras.

Las ventajas de la metodología ágil

De este modo, se obtienen las siguientes ventajas:

  • El negocio obtiene resultados tangibles a corto plazo. Confiere agilidad al proceso y al negocio, posibilitando la adaptación digital.
  • Los resultados siempre están orientados a los objetivos del negocio, no a cumplir planes y evitar errores. Permite alinear al área de TI con las áreas de negocio.
  • No se requiere de extensas etapas previas de levantamiento, diagnóstico, diseño, etc. Se reducen los plazos, los costos y los riesgos.
  • La metodología resulta especialmente apropiada para situaciones donde no está completamente definido el problema, ni el diagnóstico, ni la solución definitiva. Por lo mismo, permite incorporar servicios externos de consultoría en forma rápida.
  • Permite implementar una modalidad de consultoria externa  con orientación a resultados. Un verdadero outsourcing: un servicio orientado a los resultados de negocios, que incentiva al proveedor a involucrarse con su cliente, y a utilizar sus mejores recursos.

La implementación de esta metodología requiere de una asesoría especializada, y de un cambio organizacional en el cliente. En Crowdfactory  contamos con todos los elementos necesarios para apoyar este cambio de paradigma en nuestros clientes, y para entregar así un servicio de mejoras funcionales SAP de nuevo tipo.

Si deseas recibir nuestras próximas entradas registrate en el siguiente formulario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *