Las nuevas reglas del engagement

engagement

Recientemente, me preguntaron si alguna vez me cansaba de hablar del término “digitalización”. Si bien hay una respuesta simple a esa pregunta, no hay respuestas simples a lo que “digital” significa para las empresas o nosotros como individuos – ya sea en nuestra vida privada o profesional.

La digitalización se ha movido de simplemente mejorar los modelos de negocio existentes a profundamente interrumpirlos, dando por resultado una redefinición de papeles y de límites. Vemos las líneas entre las industrias borrosas: los fabricantes de automóviles integran soluciones tradicionalmente reservadas para las finanzas y las telecomunicaciones, las empresas de ropa deportiva se mueven en la aptitud digital de alta tecnología. El surgimiento de productos configurables y personalizados y de comercio electrónico significa que los productores ya no producen simplemente: los fabricantes también disfrutan ahora de una relación directa con los consumidores finales.

A medida que cambian las reglas del engagement entre los compradores, los proveedores y los socios, también cambian las formas en que interactuamos y colaboramos – como individuos y organizaciones. Un ecosistema fuerte y abierto es ahora más importante que nunca, pero igualmente importantes son los modelos de interacción. Cada vez más en el mundo de hoy, se trata de asociarse para afrontar con eficacia los desafíos – y, por supuesto, los beneficios – de la digitalización.

Repensar los modelos tradicionales de colaboración

El papel tradicional de los proveedores de software -y la clave está en el nombre- también se ve afectado por este cambio. Simplemente el desarrollo, la venta y el envío de las últimas soluciones, independientemente de lo avanzadas que puedan ser, ya no son suficientes. Porque a pesar de darse cuenta de la importancia de la digitalización, muchas organizaciones todavía luchan por identificar dónde y cómo las plataformas, tecnologías y aplicaciones emergentes podrían ofrecer valor. Por lo tanto, no es la cuestión de por qué transformar que a menudo sigue sin respuesta, sino más bien el qué, el cuándo y el cómo. Las empresas quieren algo más que un proveedor de software como su socio, quieren un socio para ayudarles a digitalizar productos, procesos, servicios o, en definitiva, su negocio.

Pero la transformación digital, obviamente, no es un proceso único: cada empresa es diferente y no hay un plan para aplicar que puede cubrir todos los escenarios. Lo que es posible, sin embargo, es combinar las fuerzas – la experiencia del proveedor y el cliente – para descubrir nuevas oportunidades emocionantes juntos. Este cambio ve al proveedor de software ir más allá de la provisión de software e incluso de la co-innovación a un modelo de co-ingeniería de riesgo-beneficio.

Compartir los riesgos y los beneficios

La co-innovación ha jugado un papel crucial en nuestro éxito en SAP. Trabajar mano a mano con nuestros clientes a través del proceso de desarrollo ha dado lugar a muchas soluciones innovadoras. Pero en el modelo de co-innovación, la relación con el cliente sólo va tan lejos. Una vez que el producto está en el mercado, la colaboración se reduce considerablemente.

En nuestros proyectos de co-ingeniería, por otro lado, llevamos nuestra relación con el cliente al siguiente nivel. Trabajamos juntos para entender su potencial digital y luego ampliarlo, con ambas partes compartiendo los riesgos y beneficios – desde el desarrollo inicial hasta su lanzamiento al mercado y más allá. Se trata de un enfoque a largo plazo que establece la mejor base posible para un crecimiento sostenido.

Autor:

Fuente: https://blogs.sap.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *