¿Por qué la nube no importa?

El usuario empresarial, ya sea en ventas, operaciones o HR, realmente no se preocupa por la nube. Lo que importa a los usuarios es acceder a la información y la funcionalidad de software que necesitan para realizar sus tareas. El método de implementación – on-premise, cloud o un híbrido de ambos – realmente no importa.

Dicho esto, las soluciones de nube – en particular SaaS (Software as a Service) – son elegidas por los usuarios empresariales porque satisfacen necesidades inmediatas. Los usuarios no suelen preocuparse por lo que sucede detrás de las escenas. Eso es problema de TI – al menos hasta que la productividad se vea afectada.

Los departamentos de TI son muy conscientes de la necesidad de acomodar las demandas de los usuarios finales. De hecho, según una encuesta reciente de ejecutivos de TI de Forrester Research, los paisajes de TI cambiarán dramáticamente a favor de la nube en los próximos años. Desafortunadamente, este cambio no es necesariamente sencillo, ya que se consideran los problemas de integración como la sincronización de datos y la autenticación de usuarios. Los servicios en la nube por sí mismos no son una panacea – y tener una plétora de soluciones SaaS que no están bien integradas puede dañar la eficiencia del negocio.

Entonces, ¿cómo pueden las empresas aprovechar la innovación SaaS mientras sacan el máximo provecho de su panorama de TI?

Concéntrese en algo más simple que simplista

Las aplicaciones de un solo uso pueden parecer proporcionar la simplicidad que los usuarios anhelan, pero los silos SaaS pueden fracturar un negocio. Al depender de una colección de aplicaciones de un solo uso, los usuarios pueden necesitar alternar entre varias aplicaciones SaaS para completar una tarea.

Además, muchas implementaciones en la nube son demasiado simplistas y no ofrecen a los usuarios la experiencia perfecta que desean. Lo que se necesita en su lugar es la coherencia – todo trabajando juntos desde una perspectiva de sistemas para simplificar la experiencia del usuario.

Utilice extensiones de aplicación y API para dar soporte a las implementaciones en la nube

La encuesta de Forrester Research también encontró que el 88% de los encuestados se quejaron de las ineficiencias SaaS y las lagunas funcionales. [1] Son estas brechas e ineficiencias las que reducen en gran medida la efectividad del negocio. Las soluciones SaaS estándar no cumplen con todas las necesidades del negocio, pero con las extensiones de aplicaciones, las empresas pueden llenar los vacíos de funcionalidad y personalizar sus aplicaciones para satisfacer sus necesidades empresariales únicas.

Las extensiones de aplicaciones están creciendo rápidamente en popularidad. Los resultados de la encuesta sugieren que el número de empresas que los utilizan casi se cuadruplicará del 20% a más del 75% en un futuro próximo. [2]

Confíe en las herramientas adecuadas para la integración

Las herramientas de integración son esenciales para agregar datos y asociar las aplicaciones en la nube con sistemas back-end, pero muchas empresas siguen confiando en la codificación personalizada para realizar el trabajo. Y no es una tarea fácil. Los ejecutivos de TI suelen tener que integrar las aplicaciones de varios proveedores al tiempo que garantizan la sincronización de los datos maestros y un rendimiento fiable en tiempo real.

Un paisaje de nubes verdaderamente maduro impide tener que juntar herramientas de desarrollo de una variedad de fuentes sin saber que la integración entre sistemas back-end y aplicaciones SaaS será perfecta.

Piense en plataforma o PaaS

Según el estudio de Forrester, «las empresas necesitan plataformas de nube multifacéticas, seguras, fáciles de usar y escalables para lograr un conjunto coherente y completo de soluciones». La clave es buscar una plataforma en la nube o plataforma como servicio (PaaS) Que es seguro, escalable y diseñado para facilitar la integración y las extensiones de aplicaciones.

SAP HANA Cloud Platform lleva la ventaja de PaaS un paso más allá. A diferencia de otras ofertas de PaaS, incluye SAP HANA, una potente base de datos en memoria que proporciona a los clientes una plataforma de última generación en la que pueden construir, ejecutar e integrar sus aplicaciones existentes. Con una base de datos incorporada en la memoria, los usuarios finales pueden reacondicionar rápidamente y analizar grandes volúmenes de datos complejos.

Fuente: https://blogs.sap.com/2016/11/30/why-the-cloud-doesnt-matter/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *